Los finales de las precuelas: una puerta al futuro

Si bien la saga de películas de Star Wars está dividida en tres trilogías (de momento), podemos considerar que hay una temática presente y consistente. El bien combate contra el mal y cosas como la esperanza, la resistencia, la rebelión y el esfuerzo acaban dominando a la maldad.

Si bien esto es algo muy constante en la saga, cada trilogía presenta esta disyuntiva mediante matices y claroscuros. En las precuelas, el bien se mezcla con el mal y la galaxia sufre con ello. En las originales, el mal reina y el bien se enfrenta a su mayor desafío. En las secuelas, por otro lado, el bien se ha relajado lo suficiente como para que el mal retorne con más fuerza que nunca.

Podríamos hablar mucho tiempo sobre los conflictos, sus causas y sus consecuencias, pero no es el artículo indicado. Lo que está claro es que el mensaje final que nos dan las películas es que el bien, la verdad, la justicia, siempre triunfarán. Aunque, como decía nuestro zabrak favorito:

El objetivo de este artículo (y los dos siguientes) es presentar las secuencias finales de cada una de las películas (sin incluir los spin-off, ya que estos siguen una lógica algo diferente) y que el autor, o sea ser, yo, comente su opinión y lo que le suscita cada una de ellas.

Las precuelas: el alzamiento del mal

6 escuelas de ficción cinematográfica donde podrías matricular a tus hijos

Criticadas en su salida, alabadas ahora, esta trilogía no ha dejado indiferente a nadie. Algunos las alaban por relatar un escenario que ha pasado y puede pasar en nuestro mundo: las intrigas políticas, la corrupción y guerras para suplir intereses ocultos. Otros las critican por su guion, diálogos y alguno que otro personaje.

Servidor creció con ellas, por lo que su visión es casi totalmente subjetiva. Creo que son disfrutables en el contexto en el que se encuentran. Sin embargo, y como en cada una de las trilogías, sus errores y desaciertos son evidentes.

Ahora, pasando a sus secuencias finales, nos encontramos con cuadros intrigantes y que miran al futuro. Esto tiene todo el sentido del mundo, pues las precuelas, como su propio nombre nos indican, se concibieron como explicatorias de las originales.

Cuentan la historia de fondo que levemente se menciona en las originales y expande de sobremanera el universo y sus reglas. En su época se llegó a decir que habían destruido la esencia de Star Wars y que George Lucas había matado Star Wars. Solo hay que mirar a las secuelas para darnos cuenta de que este ciclo persistirá.

Episodio I y la victoria de la amenaza

Póster Star Wars Episode I "The Phantom Menace/ La Amenaza Fantasma" (61cm x 91,5cm) + 1 póster sorpresa de regalo: Amazon.es: HogarLa Amenaza Fantasma ha sido, durante mucho tiempo, repudiada, defenestrada, odiada… por mucha parte del fandom. Muchas quejas se centran en Jar Jar, aunque el discurso presentado en esta entrega se repite a lo largo de la trilogía, con algún cambio que otro.

En mi opinión se trata de un film muy interesante y un nuevo comienzo acertado. Si bien carece de un ritmo tan acelerado como sus otras dos compañeras de trilogía, eso tiene sentido si pensamos que estamos presenciando una galaxia acomodada y en paz.

Los peligros y los conflictos se están gestando ahora. No hay ni una guerra galáctica ni un evento catastrófico de grandes magnitudes. El bloqueo de Naboo es, pues, de Naboo y los otros grandes escenarios son Tatooine (con el descubrimiento de Anakin) y Coruscant (y su corrupto e ineficiente poder político).

La historia que se nos cuenta, si atendemos al título “The Phantom Menace” es la del alzamiento de Palpatine con un plan elaborado y ejecutado a la perfección (salvo por unos contratiempos como la aparente muerte de Maul). Al final de la película, el futuro emperador se ha convertido en Canciller Supremo, dando pasos agigantados en sus planes finales.

Palpatine - Wikipedia
Palpatine dio pasos agigantados en su plan.

Además, y esto en el canon no está tan nítido como en Leyendas, en esta época es cuando Palpatine destruye a su maestro Darth Plagueis. Así, él se convierte en la única figura en la gran conspiración para destruir a los Jedi y gobernar la galaxia a su antojo.

De esta manera, la secuencia final relata estas victorias de Palpatine.

Por un lado, tenemos a Yoda mostrando su reticencia a que Obi-Wan, recién nombrado caballero Jedi tras la muerte de su maestro, entrene a Anakin. Sutilmente, podemos escuchar algunas notas sueltas del futuro Lord Sith Darth Vader. Es el destino de Anakin el que se ha jugado en esta película.

Y Palpatine es el que ha vencido. En Naboo, la Federación de Comercio es derrotada y será llevada al Senado Galáctico para asumir la responsabilidad del bloqueo ilegal. El nuevo Canciller Supremo, mientras, celebra con sus compatriotas que el planeta es nuevamente libre, a pesar de que el bloqueo haya sido producto de sus tejemanejes.

Lo más interesante de esta escena, sin embargo, es el primer acercamiento que hace Palpatine hacia Skywalker, cogiéndole el hombro y diciéndole que observará su carrera con gran interés. El Canciller puede sentir el gran potencial del niño. Sabe quién es desde el primer momento y tendrá mucho cuidado de mantenerlo cerca en todo momento.

Funeral of Qui-Gon Jinn | Wookieepedia | Fandom
El funeral de Qui-Gon.

Posteriormente, pasamos al funeral de Qui-Gon, que yo interpreto como el funeral a la Antigua República. Los valores del maestro de Kenobi mueren con él y la Orden Jedi vuelve a quedarse sin figuras influyentes que cuestionen sus dogmas. La Antigua República muere, por otra parte, porque ahora presenciamos la República de Palpatine, sombría y con un fechado final.

Windu acepta, al fin, que los Sith no se extinguieron, a pesar de que ellos llevan un milencio convenciéndose de lo contrario. Yoda, por otra parte, se pregunta si Maul era el maestro o el aprendiz, aludiendo a la Regla de los Dos. Mientras, la cámara hace un paneo general hasta pararse en Palpatine, observando fijamente al cuerpo en llamas de Qui-Gon. Él es el maestro y lo tienen en sus narices.

Tras ello, las calles de Theed celebran que el planeta ha sido liberado con una cabalgata y fuegos artificiales. La música festiva nos muestra un final positivo, aunque cargado de pistas hacia el futuro.

En un primer lugar, algo comentado durante muchos años es que la música que escuchamos durante esta secuencia no es otra que la del Emperador de la trilogía original, alterado lo suficiente como para convertirla en un tema celebratorio. Y, quizás, es una decisión perfectamente calculada, pues la película finaliza con una celebración: la de Darth Sidious.

Finalmente, podríamos añadir el paralelismo que existe entre el final del Episodio I con el del IV. Ambos terminan con el mal aparentemente derrotado y con los héroes siendo exaltados ante una gran multitud. Un final, como todos sabemos, que no hace concluir la historia.

Loqueyotediga
Las similitudes son más que evidentes.

Episodio II y la crónica de una muerte anunciada

Póster Star Wars Episode II "Attack of the Clones/ El ataque de los clones" (61cm x 91,5cm) + 1 póster sorpresa de regalo: Amazon.es: HogarDiez años tras el Bloqueo de Naboo, las cosas no pintan nada bien para la República. Lleva unos años acarreando una crisis política que amenaza con romperla. El movimiento separatista, cada vez más fuerte, está haciendo peligrar la situación de estabilidad que ha caracterizado a la República durante mil años.

Mientras, la Orden Jedi, nublada por la oscuridad que ha impregnado la fuerza, se da cuenta de que su habilidad para utilizarla ha disminuido. Siguen tras el Lord Sith restante, habiendo destruido (supuestamente) al aprendiz en Naboo todos esos años atrás.

Esta película, al igual que su antecesora, ha recibido mucha crítica por parte de grandes sectores de fanáticos. Algunos la acusan de añadir una subtrama (concretamente la del romance de Skywalker con Amidala) aburrida y cargante. También dicen que el actor escogido para hacer del Anakin más mayor es terrible o que sufre grandes carencias.

Todos conocemos a los fans de Star Wars y los sectores más radicales siempre son los que levantan más la voz. Sin embargo, esta película, al igual que el Episodio I, nos regala un retrato galáctico muy intrigante.

Contrastando con la Amenaza Fantasma, el film comienza con un atentando a la senadora Amidala. Así, nos presentan una galaxia mucho más movida y tensa que en la primera entrega de la trilogía.

Sin más dilación, pasemos a analizar las últimas escenas de la película:

Star Wars theory: Even Maul and Dooku Didn't Know Palpatine's big secret
Tyranus reunido con Sidious tras el inicio de la guerra

Tras la victoria republicana en la Primera Batalla de Genosis, Darth Tyranus (el Conde Dooku) se dirige hacia Coruscant para encontrarse con su maestro, el Lord Sith que los Jedi andan buscando. Allí, ambos celebran que la guerra ha empezado, confirmando, por si había alguna duda, que todo es parte de un cauteloso plan.

Y es que hemos de concebir las Guerras Clon como un paso gigantesco que hace Palpatine en su designio. El Episodio I finalizó con él habiendo acabado con su maestro y siendo Canciller Supremo, mientras que el Episodio II finaliza con una guerra que nada más empezar se ha cobrado la vida de decenas de Jedi y con un Canciller Supremo tan poderoso como antaño.

I Love Democracy | Know your meme, Democracy, Memes
El Canciller aceptando la entrega de poderes de emergencia

Los poderes de emergencia que le han sido brindados (sumados a los que le darán a lo largo de la guerra) no hacen nada más que allanar el camino. Palpatine no es más que un Emperador en transición para este momento. Y para el episodio siguiente, lo será en todo menos en nombre.

La siguiente escena transcurre en el la sala del Consejo en el Templo Jedi. Allí, tres de los maestros más influyentes (Yoda, Windu y Kenobi) discuten sobre los recientes acontecimientos. Obi-Wan expresa su preocupación sobre la confesión de Dooku acerca del Senado. Según él, la República está siendo controlada por un Lord Sith.

https://i.ibb.co/Q8fsttM/4543453453.png
Sospechas en el Templo

Windu y Yoda rechazan esa idea, aunque conceden que deben vigilar al Senado con mucho cuidado. Todos sabemos que la confesión de Dooku era cierta, cumpliéndose la manía que tenía George Lucas de hacer rimar a las trilogías.

El Episodio V (la segunda entrega de su trilogía) albergaba una confesión del antagonista principal y una oferta para que el héroe se una a él y el Episodio II hace exactamente lo mismo. Dooku le confiesa que el Senado está siendo controlado por un Lord Sith y le implora a Kenobi a que se una a él para vencer a los Sith.

Probablemente, al igual que en V, todo aquello era una estratagema para que el aprendiz derrocara al maestro. Desafortunadamente, no tenemos a Dooku a mano para preguntarle.

Volviendo a la escena, Obi-Wan le expresa a los dos maestros que, sin el ejército clon, los Jedi no habrían logrado la victoria. Yoda, dándose cuenta de hacia dónde iba todo, contestó:

¿Victoria? ¿Victoria, dices? Maestro Obi-Wan, nada de victoria…del lado oscuro el velo ha caído, las Guerras Clon empezado ya han…»

Así, la Gran guerra comienza y la República vuelve a las armas, un milenio después.

Star Wars Episode II - Attack of the Clones: Begun the Clone War has [1080p HD] - YouTube
El Gran Ejército de la República marcha.

Tras decir eso, el plano cambia radicalmente, presentando un primer plano con miles de clones en formación siendo embarcados en cruceros clase Aclamador con el fin de luchar toda la galaxia.

Si a ese cuadro le sumamos que la marcha imperial está sonando de fondo sin vergüenza alguna, no cabe duda de qué camino ha tomado la República. Ya es muy tarde para salvarla, pero no todo está perdido.

Palpatine, junto a figuras políticas influyentes como Mas Amedda y Bail Organa, vigila con detenimiento y frialdad al Gran Ejército de la República.

Se nos presenta una imagen muy interesante. El Canciller se encuentra en medio, rodeado a ambos lados. A la izquierda, un Bail Organa entristecido simboliza que los ideales de la Vieja República siguen allí, aunque cada vez más irrelevantes y castigados. En el otro extremo, Amedda, fiel seguidor de Palpatine, representa a la nueva política que está apareciendo, una leal y egoísta.

No es casualidad que Palpatine esté junto al futuro Gran Visir y con uno de los fundadores de la Alianza Rebelde. Tampoco es casualidad que Organa esté vestido de negro y Amedda de rojo, llevando Palpatine ropa que mezcla ambos colores.

El Canciller está cumpliendo su plan satisfactoriamente. El atardecer, la aparición de tonos rojizos, los soldados en una familiar armadura blanca y la marcha imperial no nos anuncian más que una cosa: el ocaso de la República.

Why did Anakin & Padme risk having their forbidden marriage witnessed? - Movies & TV Stack Exchange
La boda

Lo último que vemos es la boda secreta entre Padmé y Anakin. Lo más reseñable de esto es que, si bien podría parecer un momento triunfal y, a todas luces positivo, resulta ser un clavo más en el ataúd de lo que será en el futuro Darth Vader. Anakin ha mentido, ha ocultado muchas cosas y ha desobedecido órdenes.

Arrasar la aldea de los Moradores de las Arenas probablemente no haya sido lo peor que haya hecho hasta ese momento. Obi-Wan lo sabe. Yoda lo sabe. Pero nadie hace nada y Palpatine se aprovecha de ello.

Episodio III y la cristalización de la nueva era

Póster Star Wars Episode III " Revenge of the Sith/ La Venganza del Sith" (61cm x 91,5cm) + 1 póster sorpresa de regalo: Amazon.es: HogarTres años después de la Batalla de Geonosis, la galaxia está destruida. Las Guerras Clon han visitado miles de sistemas, dejando detrás una estela de fuego, cadáveres y ruinas. Aunque se ha intentado negociar una tregua entre ambas facciones, las intrigas políticas y los tejemanejes de los Sith lo han impedido.

Anakin Skywalker ha visto cómo ha pasado de tener a una padawan a perderla. Obi-Wan Kenobi ha sido testigo directo de la muerte de su gran amor. Yoda ha tenido visiones advirtiéndole del oscuro futuro de los Jedi.

Palpatine está a punto de culminar su plan. Skywalker se ha convertido en un Caballero Jedi poderoso, compitiendo con Jedi como Windu. Mientras, Dooku, cada vez más mayor y exhausto, no ve venir la trampa que le ha preparado su maestro.

Finalmente, Tyranus muere a manos de Skywalker bajo la atenta mirada de Palpatine, para sorpresa del Conde, y Darth Sidious lleva a cabo las últimas tareas que asegurarán que el joven pase al lado oscuro.

La República está ganando la guerra. De hecho, gracias a la muerte de Dooku y el fracaso de Grievous en Coruscant, casi parece que va a terminar. Mientras, Anakin está teniendo los mismos tipos de sueños premonitorios que tuvo con su madre antes de morir, solamente que con Padmé.

Debemos tener en cuenta que, para este momento, la confianza de Skywalker en la Orden Jedi ha disminuido a raíz de los eventos del bombardeo del Templo y consecuente expulsión de su padawan.

Esto, sumado a la negativa del Consejo de permitir que Anakin obtenga el rango de Maestro hace que caiga en manos del Canciller. Éste, cuidadosamente, le va metiendo ideas en la cabeza idealizando el lado oscuro y haciendo que desconfíe todavía más en los caminos de los Jedi.

Eventualmente, todo explota una vez le confiesa que él es el Lord Sith. Windu, una vez más, falla no confiando en Anakin. Obi-Wan está demasiado lejos para intervenir. Todos los ingredientes están perfectamente colocados.

A very overlooked scene in the Saga | FandomY así nació Darth Vader, entre la desesperación, la desconfianza y el miedo. Tres elementos que lo guiaran en mayor o menor medida en sus andaduras como agente del Emperador.

Ahora, pasando a las escenas finales de la película, tenemos el film más directo. Sus mensajes son claros: la República y los Jedi han caído, pero todavía queda esperanza. No es más que un empalme hacia la Rebelión y los dos hijos de Skywalker.

Tras la conclusión de la acción (los duelos entre Palpatine y Yoda y Anakin y Obi-Wan), presenciamos en un brillante montaje el nacimiento de Darth Vader junto a la muerte de Padmé. Y con la muerte de Padmé viene el nacimiento de los mellizos.

Y la verdad es que el simbolismo que acarrea que Anakin, motivado durante toda la película en salvar a Padmé y a su hijo, muera justo cuando sus hijos están naciendo crea un impacto enorme. Es el final de la trilogía, por lo que George Lucas tenía que soltar todos los bombazos y momentos que tiñen a la trama de un tono trágico. Después de todo, debe justificar el estado en el que nos encontramos a la galaxia veinte años después.

Funeral de Padmé Amidala | Star Wars Wiki | Fandom
El funeral

En Naboo, se está celebrando el funeral de Padmé. Allí nos encontramos con un mundo más oscuro y triste, con los personajes que conocemos con un semblante circunspecto y a una Padmé que no aparenta haber muerto en paz, aunque esté llena de florituras.

Es un simbolismo repetido hasta la saciedad, pero la muerte de Padmé es, indudablemente, el último clavo en el ataúd de la República.

The Playlist: Tarkin | StarWars.com
Las tres mentes tras el Imperio Galáctico

En la siguiente escena, debemos asumir que pasa bastante tiempo después a juzgar por los cómics de Vader, nos encontramos al maestro junto a su nuevo aprendiz a bordo de un destructor Venator gris, desprendido de los colores y el alma republicano. Juntos, observan la construcción de la temible Estrella de la Muerte.

Es curioso que la estética sea totalmente como la de la trilogía original, incluyendo vestuario, ordenadores, paleta de colores y… Tarkin. Aparece el Gran Moff (aunque en ese momento probablemente Moff) en el puente junto a los Sith. Es un añadido que se agradece y un bonito guiño a la trilogía original. Después de todo, él será uno de los antagonistas principales en el Episodio IV.

También hay que destacar que los cazas Ala V (característicos de la flota republicana) ahora están pintados en tonos grises, al igual que el resto de la nuevísima flota imperial. Además, en un esfuerzo por enviar el mensaje de que estamos más cerca que nunca de las originales, el sonido de sus motores es el mismo que el de los TIE del Imperio.

Leia ha sido destinada a vivir en la familia real de los Organa en Alderaan. Allí vemos un mundo bello y claramente ajeno a cualquier conflicto. Eso que dice Leia en la siguiente de que Alderaan es pacífico y no tiene armas resuena en mi cabeza cuando veo las montañas, las naves, la gente y su ciudad. Parece un lugar agradable para vivir.

Finalmente, el pobre Luke es enviado a Tatooine por Kenobi para vivir con su tiastro y su mujer. Allí vivirá los siguientes diecinueve años, aprendiendo a pilotar y soñando con abandonar esa roca desértica abandonada.

La trilogía acaba con una imagen que se ha vuelto icónica. Tras dejar a Luke con Beru y Owen, él ahora ermitaño Ben Kenobi se aleja y los deja solos. Éstos cogen al bebé y encaran los soles gemelos, en medio de un atardecer que hemos visto decenas de veces.

El tema de la fuerza suena con rotundidad, con mucha fuerza y buscando evocar sentimientos familiares.

Es el ocaso de la Vieja República y el nacimiento de una nueva esperanza.

https://steemitimages.com/p/2nhMph8Yo3jHc59C1ntNXgkTz1nwBgkBw5VCXq7i4dfn9PLNWjhBxXUt3Bt5tG44jkZRxeEsjchcpajLWpQQuFY2UA6Ru2N2r3d5vPWBPh8t4Wj5Wh7pLp1Xy1p63MwDRVL86xjwBd53uHUMAZ8gRXBjuuHi8qHfnqLMDeoE2CZ3mK6ChwvQruy4A?format=match&mode=fit

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.