OBI-WAN dejó más dudas que respuestas

Star Wars: Obi-Wan Kenobi siempre ha sido un acto de equilibrio difícil de seguir. La serie se propone relatar un importante capítulo no contado de la vida de Obi-Wan, revelando en el proceso un gran enfrentamiento entre el Maestro Jedi y su antiguo aprendiz que nunca conocimos. Pocas veces un spin-off de Star Wars ha tenido que esforzarse tanto para bailar entre las gotas de agua de las películas. Y por muy agradable que sea la serie, no responde tanto a las preguntas persistentes sobre la dinámica Anakin/Obi-Wan como crea nuevos problemas para el siempre creciente mito de Star Wars.

Ahora que la serie ha concluido, analicemos los principales agujeros argumentales que quedaron pendientes tras el final, la mayor oportunidad narrativa perdida por la serie y cómo el final hace que Obi-Wan repita la decisión más egoísta de su vida.

El problema de Obi-Wan con Tatooine

Obi-Wan Kenobi tiene un problema con Tatooine, pero no de la misma manera que las series anteriores como The Mandalorian y El Libro de Boba Fett. El problema de crear una historia de Obi-Wan Kenobi durante su exilio en Tatooine es que, o bien te ves obligado a ceñirte a un western espacial de menor escala (como la novela de 2014 Star Wars: Kenobi y los diversos relatos retrospectivos de los cómics de Star Wars de Marvel), o bien tienes que encontrar una forma de explicar cómo Obi-Wan podría aventurarse de nuevo en la galaxia sin descubrir su tapadera. La serie es ciertamente encomiable por tomar el camino más ambicioso, pero esa decisión crea algunos agujeros en la trama en el momento en el que los créditos finales se ponen en marcha.

A lo largo de la serie, vemos a Obi-Wan evadir al Inquisidor Sith y enfrentarse a Darth Vader en dos ocasiones. Al final, Obi-Wan decide perdonar la vida de su aprendiz caído una vez más y regresar a su escondite. Sin embargo, hay una preocupación bastante obvia aquí. Tatooine ya no es un buen escondite. Aunque sólo Reva parece conectar completamente los puntos entre el paradero de Obi-Wan y el hogar de la infancia de Anakin Skywalker, probablemente no haría falta indagar mucho para que los otros Inquisidores se dieran cuenta de dónde ha estado Obi-Wan todo este tiempo. ¿Qué impide a los Inquisidores volver al mundo del desierto y dar caza a Obi-Wan de nuevo? El hecho de que se haya trasladado de su cueva a la remota cabaña vista en el Episodio IV no parece suficiente para despistar a los cazadores de élite de los Jedi. Por no hablar de los problemas que plantea el hecho de que Reva siga viva y conozca la paternidad de Luke.

Los acontecimientos de la serie aseguran que Obi-Wan es ahora un lastre para Luke y su familia, en lugar de su ángel de la guarda. Su sola presencia en Tatooine es una amenaza constante para la seguridad y el anonimato de Luke. A pesar de que los fans de Star Wars señalan el hecho de que Obi-Wan se esconda sin cambiar su nombre ni el de Luke, esta serie acaba de crear un agujero argumental mucho más grande que lo eclipsa.

Los acontecimientos de la serie aseguran que Obi-Wan es ahora un lastre para Luke y su familia, en lugar de su ángel de la guarda.

El final parece tratar de eludir esto a través de la conversación de Vader con el Emperador Palpatine. Palpatine avergüenza a Vader por preocuparse demasiado por su pasado, lo que aparentemente es suficiente para que Vader ignore la humillación de su segunda derrota durante otros 10 años. ¿De verdad debemos creer que ni Vader ni ningún otro miembro del Imperio se molestan en seguir este cabo suelto? ¿Realmente Palpatine sería tan indiferente al saber que un poderoso Maestro Jedi sigue conspirando contra él? ¿Para qué sirven exactamente los Inquisidores si no es para ocuparse de asuntos como éste?

La serie podría haber esquivado fácilmente este problema haciendo que Obi-Wan fingiera su muerte durante su enfrentamiento final con Vader. Así, el Señor Oscuro de los Sith sería libre de pasar a otros asuntos, y la serie no tendría que pasar por el aro para justificar por qué el Imperio se mantiene alejado de Tatooine durante otra década.

El verdadero coste de la misericordia de Obi-Wan

Muchos de los grandes agujeros argumentales de Obi-Wan Kenobi se reducen a una pregunta: ¿por qué el Personaje A no se aseguró de que el Personaje B estaba muerto? Es un problema que aparece una y otra vez a lo largo de la serie. Reva traiciona al Gran Inquisidor, pero se conforma con asestarle una puñalada no mortal. A continuación, Vader y el Gran Inquisidor cambian las tornas y Vader se deshace de Reva de una forma igualmente no letal. En ambos casos, es difícil entender por qué estos Señores Sith hambrientos de poder no se quedan para asegurarse de que sus enemigos están muertos.

Vader parece especialmente incompetente por dejar a Reva con vida y casi permitir que asesine a su hijo. Debido a este tipo de decisiones narrativas, la serie no es tan exitosa como podría haber sido en términos de construcción de la mística de Darth Vader en su supuesto mejor momento. Podría decirse que Rogue One logró más con mucho menos en ese sentido.

Luego está el cuestionable acto de piedad de Obi-Wan en el final. Tras recuperar su fuerza, el Maestro Kenobi demuestra que sigue siendo superior a Anakin en el combate con sable láser. Al igual que en La venganza de los Sith, Obi-Wan tiene la oportunidad de matar a Anakin pero opta por alejarse. No cabe duda de que el paralelismo es intencionado, pero no necesariamente juega a favor de la serie.

Evidentemente, la serie sólo dispone de un número limitado de opciones, dado que los dos personajes tienen que acabar donde están en Una nueva esperanza. Pero, ¿dónde está la lógica interna del acto de piedad de Obi-Wan? ¿Por qué dejar a Vader vivo y libre para que siga aterrorizando a la galaxia? Ni siquiera es que Obi-Wan intentara específicamente perdonar la vida de Anakin en Mustafar. El segundo episodio revela que Obi-Wan creía que Anakin estaba muerto hasta su encuentro con Reva. Cuando dejó a su antiguo alumno ardiendo vivo en los campos de lava de Mustafar, Obi-Wan pensó claramente que estaba condenando a Anakin a la muerte. No mostró ninguna piedad entonces. En todo caso, fue una elección profundamente egoísta. No podía matar a su hermano, así que Obi-Wan dejó que Anakin muriera lenta y dolorosamente y, en última instancia, cimentó la transformación de Anakin en un maníaco genocida.

Sabiendo lo que sabe ahora sobre el destino de Anakin, ¿por qué Obi-Wan no intenta corregir su error pasado y librar a Anakin de su propia miseria? Seguramente salvaría muchas vidas si el principal ejecutor de Palpatine fuera eliminado del tablero. ¿Qué le motiva exactamente a perdonar la vida de Anakin de nuevo, sabiendo perfectamente que la gente morirá por su elección? ¿Es su acto de «piedad» menos egoísta que el de La venganza de los Sith?

No es que no haya explicaciones posibles a esas preguntas. Los Jedi no quitan vidas cuando pueden evitarlo (aunque, de nuevo, eso no se aplica necesariamente en esta situación). Quizá Obi-Wan no ha renunciado a la idea de que Anakin es el Elegido. Tal vez sienta que la Fuerza tiene un plan para este retorcido y malvado Lord Sith. Desde luego, parece más fatalista al final de la serie.

El verdadero problema es que la serie no profundiza en estas cuestiones. Tenemos dos duelos de sables láser visualmente impresionantes entre Obi-Wan y Vader, pero ninguno aprovecha realmente la historia entre estos dos personajes ni el peso emocional de su reencuentro.

La redención de Anakin Skywalker

La decisión de Obi-Wan de perdonar a Darth Vader, y la falta de conocimiento de sus motivaciones, habla en última instancia del defecto más evidente de la serie. Como ya analizamos cuando se anunció por primera vez el fichaje de Hayden Christensen, Obi-Wan Kenobi tuvo una rara oportunidad de abordar un misterio persistente de El retorno del Jedi. Cuando Vader se reúne con Luke en Endor, admite: «Obi-Wan pensó una vez como tú». En ese momento, Vader comprende que Obi-Wan creía que aún existían rastros de Anakin Skywalker dentro de él, a pesar de que Obi-Wan no reveló nada de eso durante su enfrentamiento en Mustafar.

La serie de Obi-Wan podría haberse ganado su lugar en el canon aprovechando ese misterio y explorando el significado detrás de las palabras de Vader. ¿En qué momento se dio cuenta de que Obi-Wan cree que puede ser redimido? ¿Cuándo se dio cuenta el propio Obi-Wan? En el final muestra compasión por su amigo caído, pero parece resignado a la idea de que Anakin está realmente muerto. Lo dice cuando se refiere burlonamente a Anakin como «Darth«, haciéndose eco de un intercambio similar en Una nueva esperanza. Incluso cuando aparece más tarde como un Fantasma de la Fuerza en los Episodios V y VI, Obi-Wan parece mucho menos preocupado por la redención de Anakin que por la supervivencia de Luke.

Lamentablemente, la franquicia no parece estar más cerca de responder a este persistente misterio ni siquiera ahora. La serie de Obi-Wan Kenobi nunca profundiza en la cuestión de la redención de Anakin ni en los sentimientos de Obi-Wan al respecto. A pesar de la novedad de ver a Hayden Christensen y Ewan McGregor enfrentados de nuevo, la serie no aporta necesariamente nada a su relación que no hayamos obtenido ya en la trilogía de precuelas. El final deja a Vader y a Obi-Wan más o menos como estaban al final de La venganza de los Sith. Vader es la melancólica mano derecha del Emperador Palpatine, y Obi-Wan se aventura en el desierto a esperar la llegada de Luke.

Sería injusto decir que la serie no aporta nada a la historia de Star Wars. Introduce una serie de nuevos personajes, y es probable que Reva se convierta en protagonista de futuras historias. También establece una conexión compartida entre Obi-Wan y Leia que los fans no sabían que existía, y da una nueva profundidad a las familias adoptivas de Luke y Leia.

Pero en cuanto a la importantísima rivalidad entre Obi-Wan y Darth Vader, la serie resulta decepcionantemente conservadora y directa. Dos de los personajes más icónicos de la franquicia tuvieron un reencuentro que no habíamos visto hasta ahora, pero que apenas parece importar en el gran esquema de las cosas. Si McGregor y Christensen consiguen su deseo y Lucasfilm da luz verde a una segunda temporada, tiene que aprender de los errores de la primera. No basta con deslizarse entre los ritmos de las películas. Una serie como Obi-Wan Kenobi necesita tener algo realmente nuevo y significativo que decir sobre su personaje principal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.