Tarkin: La Vuelta de un Clásico… o Cómo Mejorar lo que ya está Bien

Publicada en el 2014 por James Luceno y considera dentro del canon actual es una novela centrada en el Grand Moff Tarkin. ¿Cuál es la novedad? La manera en que presenta (y trata) al personaje.

Si bien son incontables los personajes que han salido en la saga son pocos los que llegan a impactar desde la primera vez que los conoces y Tarkin es uno de ellos, aunque todos sabemos su destino es innegable que siempre nos llamó la atención cómo esa especie de comandante era capaz hasta de tutear (¿mandar?) al temible Lord Vader (por no decir su cameo en Rogue One que refuerza su liderazgo).

La novela básicamente trata sobre un ya maduro Tarkin siendo enviado en una “misión especial” a una parte prácticamente inhóspita de la Galaxia, si bien sus colegas lo ven como un exilio disfrazado, para él será una oportunidad perfecta de mostrar su valor al Emperador; pero pronto se dará cuenta de las dificultades que encontrará en este aparentemente remoto lugar donde no debería haber nada.

¿Por qué debo leerla?

Porque es una gran novela que atrapa desde las primeras páginas. No solo se nos relata el origen y ascenso del protagonista sino que también se da un contexto más amplio al sistema militar y político dentro de Star Wars durante el Imperio pero de una manera bastante amena y fluida, por lo cual puede ser leída perfectamente y disfrutada tanto por los fans más acérrimos de la saga como por la gente que simplemente guste de una buena lectura dentro de la ciencia ficción. 

Si bien la trama al principio puede parecernos simple va mejorando conforme avanza la historia. Aunque esto del origen y ascenso de un militar puede parecernos demasiado fantasioso, en el contexto real no lo es. Intrigas, favoritismo y una lucha constante por ascender dentro del ejército es algo que ha sido constatado desde tiempos antiguos, solo recuerden el famoso “Arte de la Guerra” de Sun Tzu donde se ponía de manifiesto que es competencia del emperador poner a los generales más capaces del ejército al frente de este. O la Alemania Nazi, donde los subalternos del Führer se traicionaban entre ellos con tal de conseguir su favor. Por no hablar de los fuertes lazos familiares que hacían a los militares una auténtica casta de nobles con mucho poder solo accesible para unos cuantos desde los inicios de la civilización hasta bien entrado el siglo XX. Aún hoy para acceder a los altos puestos del ejército, casi en cualquier parte del mundo, se necesita algo más que ser “un buen soldado”.

¿Cuál es lo malo del libro?

Que te gustaría seguir conociendo más de Tarkin. Léanlo sé que les va encantar, y si, hacer apoyar al Imperio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.