Kamino: un mundo perdido

La investigación de Kenobi

Justo antes de que las Guerras Clon comenzaran a arrasar la galaxia, el Jedi Obi-Wan Kenobi llevó a cabo una investigación para descubrir quién estaba detrás del intento de asesinato de la senadora Padmé Amidala.

Star Wars' Forgotten Women #1: Zam Wesell – Clone Corridor
Zam Wesell

Y es que el cazarrecompensas Jango Fett, ordenado por el Conde Dooku (antiguo Jedi y líder del incipiente movimiento separatista) había encargado a Zam Wesell, otra cazarrecompensas, acabara con Amidala. Afortunadamente, no tuvo éxito y Kenobi y su padawan Anakin Skywalker pudieron capturarla.

Fett, en un movimiento desesperado, decidió terminar con la vida de Wesell. Así, evitaría que la cazarrecompensas desvelara el plan y la conspiración a los Jedi. Aun así, en un golpe de suerte, Kenobi pudo rastrear el dardo que había disparado Fett, llevándole hasta el aparentemente inexistente mundo de Kamino.

Este planeta acuático se encuentra, en realidad, fuera del cuerpo principal de la galaxia, concretamente en el Laberinto Rishi. Rishi, a su vez, era una galaxia enana que orbitaba de cerca la galaxia principal.

Kenobi tuvo problemas para dar con el mundo, pues no aparecía en los archivos del Templo Jedi. La Jefa Bibliotecaria, Jocasta Nu, en una muestra de soberbia que caracterizaba a la Orden Jedi de entonces, sugirió que, si ese planeta no se encontraba registrado, era porque no existía. La verdad era que alguien había borrado de los archivos la existencia de ese planeta con el objetivo que la Orden Jedi no fuera capaz de encontrarlo. Al menos, hasta un momento concreto.

CHINA exhibe poderío MILITAR en su 70 aniversario +Guerra Fría 2.0 - Página 9 - Foro Coches
Kenobi descubriendo al ejército clon

Al final, el Jedi pudo adivinar la localización del planeta y tras acercarse a las coordenadas que había previsto, se encontró con aquel olvidado mundo. Allí, confuso y cauteloso, Kenobi se dio cita con el Primer Ministro de Kamino, descubriendo el ejército clon supuestamente preparado para la República. El resto es historia.

El planeta y su población

Kamino no siempre fue así. Miles de años antes de la Batalla de Yavin, el planeta sufrió varios cambios climáticos, ocasionando que los polos del planeta se derritieran y el nivel del mar subiera desmesuradamente.

Los kaminoanos tuvieron que adaptarse tomando medidas desesperadas para sobrevivir ese brutal cambio de paradigma. A medida que los continentes iban desapareciendo, más y más kaminoanos comenzaron a vivir en ciudades construidas en plataformas encima del nuevo nivel del mar.

Kamino | Wookieepedia | Fandom
Un ejemplo de una ciudad kaminoana

Estos complejos fueron en su época un verdadero logro de la ingeniería y permitieron que los habitantes de este cambiante mundo pudieran tener un nuevo hogar. Esto, sumado a su avanzada tecnología de clonación, hizo que la civilización kaminoana aguantara los siguientes milenios.

Los kaminoanos vivieron apartados de los asuntos galácticos durante muchísimo tiempo. Por ello, debemos asumir que todo lo que vemos en el mundo, incluida la fauna, las construcciones y la tecnología, es totalmente local, sin aportaciones o intercambios con el exterior.

Tampoco se sabe demasiado sobre la especie kaminoana en sí.  Evolucionó en entornos acuáticos, de ahí su apariencia. Aun así, no podemos descartar que hayan recibido modificaciones genéticas para adaptarse a las nuevas condiciones de vida que tuvieron que aguantar tras subir el nivel del mar.

Behavioral modification biochip | Wookieepedia | Fandom
Un chip inhibidor

Por otro lado, los kaminoanos sabían de la existencia de la Orden 66. Ellos fueron los que instalaron los chips inhibidores en los cerebros de cada soldado clon. Estos chips fueron inicialmente instalados bajo el pretexto de limitar la agresividad de los soldados o la posibilidad de que comenzaran a seguir a Jedi renegados.

Su verdadero propósito, como todos sabemos, era el de acabar con la Orden Jedi cuando Sidious lo ordenase, utilizando dicha Orden 66 y marcando a todos los Jedi como traidores y enemigos de la República.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.