Invasores de mentes: gusanos cerebrales geonosianos

Del innumerable bestiario de criaturas que pueblan nuestra muy, muy lejana galaxia, hay algunas que parecen salidas de los más terroríficos cuentos de miedo; criaturas que se convertirían en el objeto de nuestras más horripilantes pesadillas. En esta ocasión vamos a hablar de los gusanos cerebrales: ¿Qué son? ¿Dónde han aparecido? ¿Podrían existir en la realidad…?

Primera aparición. ¿Qué son y de dónde vienen?

Un huevo de gusano cerebral eclosionando en manos de Poggle el Menor, en «Legacy of Terror».

Estos gusanos aparecen por primera y única vez hasta la fecha en dos capítulos de la serie Star Wars: The Clone Wars: «Legacy of Terror» y «Brain Invaders». Por lo que sabemos estas criaturas, nativas del planeta Geonosis, son parásitos cerebrales que necesitan un anfitrión para vivir. En la serie se nos muestra cómo salen de sus huevos y entran en el cuerpo de sus víctimas por los orificios nasales, provocándoles una especie de trance o de control mental, en el que el parásito toma por completo el control de sus funciones, incluido el habla.

Sus hospedadores son capaces de organizarse y establecer una jerarquía social compleja: en «Legacy of Terror» descubrimos que los gusanos son empleados por los geonosianos y su reina, Karina la Grande, para controlar los cuerpos de sus muertos, por lo que tal vez sean algún tipo de subespecie de los mismos geonosianos, ya que parecen responder a su mismo instinto de mente colmena.

 

El soldado raso CT-9544, «Scythe» cargando los huevos de gusano en su nave, en «Brain invaders».

En «Brain Invaders», capítulo en el que los gusanos toman el protagonismo, descubrimos que su punto débil son las bajas temperaturas, baza que los héroes utilizan para acabar con ellos. Esto parece lógico teniendo en cuenta que se trata de un tipo de organismo que, de ser únicamente nativo de Geonosis y parásito de criaturas de sangre caliente, está adaptado a la vida a elevadas temperaturas. Cuando el cuerpo de su hospedador se ve sometido a temperaturas muy bajas, estos gusanos salen del cuerpo, posiblemente como instinto de supervivencia, para buscar un nuevo anfitrión.

 

Un gusano cerebral abandonando el cuerpo de Barriss Offee, en «Brain invaders».

Parásitos reales, ¿la inspiración de sus creadores?

Si bien es cierto que no conocemos mucho más acerca de estas criaturas… ¿realmente es posible que existan? ¿Están inspirados en algún animal real? Lo cierto es que la apariencia de estos gusanos es típica de un “grupo” o “familia” real de gusanos llamados nematodos, entre los cuales se encuentran los famosos Anisakis que parasitan los peces, y aunque ningún gusano –nematodo o no- puede controlar nuestras mentes, sí existen otros organismos que pueden hacer cosas parecidas.

Existe un hongo muy empleado en la medicina tradicional china. Su nombre es Cordyceps y es un parásito de muchos artrópodos, de los que toma el control de sus tejidos convirtiéndolos en auténticos autómatas, obligándolos a subirse a plantas o a zonas altas para que, al morir, puedan fructificar sus setas y dispersar sus esporas con mayor eficacia. ¿Se inspirarían los escritores de estos episodios en este organismo? Está claro que combinar la repulsiva idea de un gusano metiéndose por nuestra nariz y el control de nuestras mentes no deja a nadie indiferente.

 

Un artrópodo infectado por Cordyceps.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.